Como si tuvieramos una conexión