Carl, aquí tienes tu arma