Beans, el anuncio con un final inesperado