Así nos quedamos cuando pierde nuestro equipo