Así eran antes los gatos. ¡Terribles!