Artur Mas es el típico amigo