Árbol de navidad: la prueba final