Angela Merkel lo aguanta todo