¿Acaso no tienes dignidad?