Abuela, ponme una albóndiga