Abres la mesilla y… te encuentras una pizza