A punto de destruir su primera ciudad